¿Sabías que hay diferentes tipos de clima laboral? Es algo que depende de factores como la organización de la oficina y la relación entre los colaboradores de esta y sus distintas jerarquías.

Una empresa que no le presta mucha atención a estos detalles fácilmente puede terminar creando un clima laboral hostil, y perjudicando su rendimiento en el proceso.

Así que si tienes un emprendimiento u organización, es buena idea que sepas cuáles tipos de clima laboral existen para que identifiques el que más conviene en tu caso y trabajes para crearlo, evitando producir un clima laboral hostil por equivocación. 

Tipos de clima laboral

Hay muchos tipos de climas laborales, tanto negativos como positivos, estos son algunos de los principales:

Clima laboral paternalista

En el clima laboral paternalista los trabajadores de mayor cargo establecen una relación dominante con los trabajadores de menor rango y sus subordinados directos. La comunicación es poca o nula, y los trabajadores de menor rango están completamente sujetos a las decisiones de los altos cargos.

Lógicamente, en este tipo de clima laboral la jerarquía es muy importante, y cuanto más alto sea el cargo del individuo, más poder e influencia tendrá sobre el resto de equipos y trabajadores.

Por esta misma razón, en un clima laboral paternalista no hay mucho espacio para el feedback de los trabajadores y estos tienen muy poco control sobre lo que hacen dentro de la empresa.  Es un ambiente laboral muy hostil, y puede perjudicar mucho a cualquier empresa, pues dificulta la autocrítica y el análisis, ya que no se escuchan las opiniones u observaciones de todos sus empleados. 

Clima laboral autoritario

El clima laboral autoritario es una manifestación todavía más extrema del clima laboral paternalista. Una empresa con este tipo de clima laboral se basa al 100% en relaciones de jerarquía y autoridad. Los altos cargos definen cómo se lleva la empresa u organización y los trabajadores no tienen ningún tipo de poder de decisión.

Por lo tanto, la comunicación es prácticamente inexistente, ya que los altos cargos no consultan ni están interesados en los que el resto de trabajadores y equipos puedan aportar.

La gerencia toma las decisiones y los trabajadores ejecutan, no hay espacio para las propuestas, opiniones o feedback de los empleados. 

Esto hace del clima laboral autoritario uno de los más rígidos y hostiles que hay. Además, es bastante vulnerable, puesto que toda la empresa depende de su gerencia, que en muchos casos no estará al tanto de todo lo que ocurre con el negocio y puede pasar por alto errores y problemas, y terminar tomando decisiones que perjudican al negocio. 

Clima laboral consultivo

En un clima laboral consultivo, la gerencia y altos cargos siguen tomando las decisiones, pero para hacerlo consideran las propuestas y el feedback del resto del equipo. 

Como cabría esperar, este tipo de ambiente laboral establece relaciones más flexibles, en las que se permite y estimula la comunicación de todos los colaboradores de la organización, independientemente de su rango o jerarquía.

Todo esto facilita la detección de errores y problemas dentro de la empresa, ayuda a que las decisiones de los directivos sean más acertadas e impulsa la creatividad y el sentido de pertenencia de cada trabajador.

Clima laboral participativo

En el clima laboral participativo, todos los trabajadores y equipos de una empresa forman parte del proceso de toma de decisiones. Así, el rumbo de la organización no depende únicamente de la gerencia, sino de los empleados de rangos medios y bajos.

Las relaciones laborales son horizontales en el clima laboral participativo, lo que significa que los gerentes y altos cargos no tienen la palabra final sobre lo que se hace dentro de la empresa, y pese a su cargo, tampoco pueden ejercer un control total sobre sus empleados.

Además, la comunicación es mucho más abierta, los gerentes depositan más confianza en sus trabajadores, escuchan sus opiniones y los involucran las decisiones.

Esto hace del clima laboral participativo uno de los más positivos.

Clima laboral punitivo

En el clima laboral punitivo se busca estimular la productividad y el rendimiento de la compañía a través de la presión y el miedo a las consecuencias negativas si el empleado no cumple con las expectativas.

Por lo general, se trata de una variante del clima laboral autoritario, pues en este caso tampoco se escuchan las opiniones de los trabajadores, y la toma de decisiones depende por completo de los altos cargos.

La gerencia amenaza constantemente a los empleados y equipos, y castiga a aquellos que no cumplen los objetivos trazados o que fallan en desempeñar su rol como ha sido definido.

Como es lógico, la fuga de talento es una constante en este tipo de ambiente laboral, pues ningún trabajador se siente satisfecho en un entorno tan hostil.

Irónicamente, este tipo de ambientes, que buscan impulsar la productividad a toda costa, suelen tener un rendimiento bastante malo, y hacen que la empresa sea mucho más vulnerable a errores humanos y a equivocaciones de parte de los altos cargo.

También dan pie al desarrollo de relaciones laborales injustas y negativas, que abre la puerta a problemas legales y todo tipo de inconvenientes que, a largo plazo, pueden perjudicar mucho a la empresa.

Clima laboral práctico

En el clima laboral práctico destaca sobre todo el aspecto físico del trabajo, así que tiene que ver más con emprendimientos u organizaciones que requieren tareas físicas, como la plomería, por ejemplo.

Es un clima laboral mucho más conveniente para personas que prefiere un enfoque físico y a las que no les interesa demasiado el trabajo dentro de una oficina. Se hace énfasis en las labores físicas y en garantizar que estas se realicen correctamente.

tipos de ambientes laborales

Los gerentes y altos cargos tienen un rol muy importante en el tipo de clima laboral que se produce en una organización, ya que definen en gran medida el rumbo de la empresa y la relación de los empleados y los equipos entre sí, así como la importancia que se le dará a su feedback y sus aportes.

Por eso es importante que la gerencia de una empresa entienda la relevancia del clima laboral y tome decisiones estratégicas para crear un ambiente saludable, positivo y eficaz.

Mejorar el ambiente laboral no es difícil, es una cuestión de enfoque.

Pero eso sí, es indispensable contar con un espacio de trabajo en condiciones. En Urban Working tenemos las oficinas que tu negocio necesita para seguir creciendo.

Resevar Oficina